Aligera tus platos: comida light

0 Comentarios

hornoblanco.jpg

Cocinar platos más ligeros puede ayudarnos considerablemente a mantener nuestra salud y nuestra línea. Pero aunque lo sabemos, que tire la primera piedra el que no abuse de los fritos, no le eche mayonesa a las ensaladas y no pida tarta de chocolate cuando va a comer fuera.

No es cuestión de eliminar los platos más sabrosos de nuestra vida y nadie va a morir por comerse una hamburguesa un día, pero sí conviene saber qué alternativas tenemos, porque a veces acabamos recurriendo a lo que debería ser excepcional 5 días a la semana.

Y es que no hace falta sufrir ni sacrificarse, hay maneras de cocinar los alimentos que los dejan igual de sabrosos, pero con la mitad de calorías. ¿Quieres aprender algunos trucos?

1. Fríe al horno

No, no es una equivocación.  Es posible freír en el horno, obteniendo un resultado similar, pero restando calorías. Y es que si buscas comer con menos grasas, lo primero es desterrar los fritos.

¿Cómo funciona la técnica?

  1. Envuelve los alimentos en papel vegetal y cocínalos en el horno a temperatura media.
  2. Abre el paquete unos minutos antes de que estén en “su punto” y se dorarán también por fuera.
  3. Distribuye los alimentos homogéneamente por la bandeja y en una sola capa. Evitarás que unos alimentos se quemen mientras otros queden medio crudos.
  4. Puedes colocar una base de cebolla en la bandeja para evitar que se pegue.

Altamente recomendable para “freír” patatas, croquetas, empanadillas o incluso para hacer unos huevos fritos. ¡Te sorprenderá el resultado, muy similar al de la sartén!

2. Aligera las salsas

Otra tentación que nos hace traicionar nuestra dieta. Muchas de las salsas que tomamos son altas en calorías, sustitúyelas por otras igual de sabrosas, pero mucho más ligeras.

Opta por las salsas de frutas, a base de yogur para sustituir a la mayonesa, y las hierbas y especias para darles sabor a los alimentos.

3. Postres ligeros

Algunos consejos para aligerar tus postres favoritos son los siguientes:

  • Prioriza los postres con frutas
  • Utiliza leche desnatada.
  • Utiliza la clara del huevo pero prescinde de la yema.
  • Si vas a utilizar queso que sea queso fresco o ricotta. Los quesitos, bajos en calorías.
  • Reduce el azúcar en lo posible (es innecesario en postres con fruta o chocolate, que ya llevan de por sí). Cuando no sea posible, sustitúyelo por edulcorantes .
  • No compres masa elaborada para tartas, hazla tú. Será más sana. Utiliza harinas integrales, poco refinadas y procura que las masas sean lo menos elaboradas posible.
  • Sácale partido a las especias. No aportan calorías, pero sí mucho sabor, lo que nos permite prescindir de parte del azúcar. Las más usadas son la canela, la vainilla o el jengibre.
  • Si te apetece un helado, mejor un sorbete que uno de leche.

¿Qué trucos tienes tú para aligerar tu cocina?

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *