Consejos de verano para evitar intoxicaciones alimentarias

2 Comentarios

cocinando_ens.jpg

Seguro que te ha pasado alguna vez… llegan las vacaciones, estás feliz como una perdiz y todo eso se ve truncado por una inoportuna gastroenteritis. ¿No lavé bien la verdura? ¿Tomaría huevos en mal estado? ¿Cómo puedo evitar que esto vuelva a ocurrir?

Las altas temperaturas favorecen la proliferación de bacterias en los alimentos, y por lo tanto, las intoxicaciones alimentarias. ¿Qué precauciones puedes tomar para mantenerte a salvo de ellas?


EN CASA

  • Almacena todos los alimentos perecederos en la nevera o el congelador, a menos que los vayas a consumir en ese momento.
  • La higiene es fundamental: lávate las manos antes de ponerte a cocinar. Además, los útiles de cocina también deben ser lavados correctamente.
  • Cubre con papel albal o film transparente todos los alimentos. Las moscas y otros insectos, tan frecuentes en los meses estivales, pueden transmitir diversos gérmenes.
  • Asegúrate de que los alimentos están bien cocidos tanto por fuera como por dentro.

Huevos

Hay que tener especial cuidado con este alimento ya que puede transmitir la temida salmonelosis.  Sus síntomas son parecidos a los de una gastroenteritis corriente, por lo que debes acudir al médico aunque a priori los síntomas no te parezcan graves. !Si la salmonelosis no se trata a tiempo puede llegar a infectar tu sangre!

unhuevo.jpg

Y para evitarla, algunos consejos:

  • Compra huevos que indiquen la fecha de caducidad y de envasado.
  • Guárdalos en la nevera.
  • No los laves con cáscara (así se destruye su película protectora).
  • Cuaja bien las tortillas y no las dejes reposar en el mismo plato en el que has batido los huevos.
  • Tras preparar cremas o mayonesas mételas inmediatamente en la nevera hasta el momento de consumición, y tras consumir, nunca guardes los restos. Sé consciente de que con estos preparados a base de huevo crudo siempre existe cierto riesgo.

Verduras y frutas

  • Lava las verduras a conciencia antes de consumirlas. Puedes meterlas en agua con unas gotitas de lejía de uso alimentario y después aclararlas con agua.
  • No dejes que transcurra mucho tiempo entre el momento de la compra y el de la consumición. Una semana debería ser el máximo.
  • Los vegetales y verduras para ensalada deben tener un color verde brillante, sin bordes marrones ni hojas podridas.
  • Toma la fruta pelada.
  • Si tienes alguna pieza con moho en el frutero, retírela inmediatamente: puede afectar al resto de frutas.

Pescado

  • Cómpralo muy fresco. Si huele fuerte, mejor compra otro ejemplar.
  • Si vas a congelarlo, hazlo inmediatamente tras la compra. Envuelve cada pescado por separado.
  • El pescado no aguanta más de dos o tres días, aún en la nevera. Cómpralo cuando sepas que lo vas a consumir.

Marisco

marisquito.JPG

  • No consumas marisco crudo.
  • A poder ser cómpralo vivo. Una vez muerto, hay que cocerlo dentro de las siguientes 24 horas.
  • Asegúrate de que los moluscos llevan etiqueta de depuración.

Carne y aves

  • La carne fresca es roja y no marrón. Su grasa debe ser blanca, no amarilla.
  • Asegúrate de que esté fresca cuando la compras, y trata de consumirla en menos de 36 horas.
  • Consérvala siempre en la nevera.

Lácteos

  • Una vez abiertos deben guardarse en la nevera y consumirse lo más rápidamente posible.
  • Evita que los helados se descongelen y se vuelvan a congelar cada vez que sacas la tarrina para comer un poco.
  • Páginas: 1 2

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *