Consejos para comprar caldos en tetrabrick

1 Comentario

Caldo1.jpg

Está claro que los caldos en tetrabrick resultan muy tentadores en los meses de invierno: no hay más que ir al supermercado para poder calentarse con un caldo cuyo sabor, según ellos mismos dicen, recuerda al caldo de la abuela.

No seré yo quien lo niegue (o lo confirme), pero sí os quiero dar unos pequeños consejos para que, a la hora de decidiros a comprar algún caldo,  tengáis en cuenta los aspectos más importantes.

1. Ten en cuenta que estos caldos apenas alimentan.

El contenido de nutrientes de estos caldos es ínfimo y similar en todos ellos, y lo mismo ocurre con su valor calórico (de media, unas 6 calorías cada 100 mililitros). Puedes utilizarlo como un complemento en tu comida, o como condimento a la hora de cocinar diferentes platos, pero no esperes que te alimente (a diferencia del de tu abuela).

2. Fíjate bien en la etiqueta

En la etiqueta deben venir especificados todos los ingredientes y sus cantidades. Si no vienen especificados, mejor elige otro caldo.  Cuantos más gramos de alimentos reales (pollo, verduras, etc), lleve un caldo, más nutritivo será. Hay algunos que no llevan gluten, lo encontrarás en la etiqueta.

3. Fíjate también en la cantidad de sal.

La mayoría de los caldos llevan concentrados de sal para potenciar su sabor. Aunque no llegan a niveles que puedan resultar dañinos, no es un plato para comer todos los días. Ahora han salido algunos caldos “bajos en sal”, compruébalo en la etiqueta, deberían tener una cantidad inferior a 0’6%.

4. No te fies del precio.

Tendemos a pensar que cuanto más caro, mejor será, pero en Consumer.es han publicado una reveladora tabla comparativa donde vemos que el más caro es de los que menos proteínas incluye en el caldo, y de los que menos gustan en la cata. Eso sí, es el más natural.

Mi conclusión es que como en casa de la abuela, en ningún sitio. Qué opinas tú de los caldos en tetrabrick?

1 Comment

  1. Ana

    febrero 8, 2015 at 6:19 pm

    El problema es que están ASQUEROSOS. Es lo mismo si tienen aditivos o no los tienen. Son malos de sabor, no valen nada. Yo no pongo aditivo en mi comida y está buena. Se puede saber lo que les pasa a los caldos envasados. ¿No saben cocinar? ?, ¿no se puede envasar un caldo natural? ¿Se podría pero es caro? En fin no lo comprendo. Tomo caldo, me gusta el caldo frío o caliente y no encuentro un caldo digno de llamarse caldo.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *