Consejos para reducir el consumo de grasas y azúcar en Navidad

1 Comentario

menus de navidad bajos en grasas y azucares

Cada día son más personas que por diversos motivos y complicaciones como el colesterol, el sobrepeso o la hipertensión, deben por salud cuidar su alimentación todo el año, aunque siempre solemos bajar la guardía bajo el pretesto “un día es un día” en Navidad.

Los menús de Navidad son toda una tentación pero si tenemos ciertos problemas de salud, hay que saber afrontar los excesos que se avecinan en la mesa. Te proponemos una serie de consejos que al fin y al cabo abogan por la moderación pero también por la buena elección dentro de la amplia oferta que podemos degustar en Navidad.

Consejos para reducir el consumo de grasas y azúcar en Navidad

  • Elige los cortes de carne sin grasa visible y sin piel (sobre todo en el caso del pollo).
  • Elimine la grasa de las sopas y salsas, para ello puedes esperar a que se enfríe y eliminar a continuación la capa que queda en la superficie con ayuda de una cuchara.
  • Elimina de los platos de carne las partes grasas de ciertas piezas antes de cocinar. Así no llevará a la mesa y evitarás la tentación de comerla.
  • Cocina los platos de forma sencilla, dan preferencia al horno o a la plancha. Trata de evitar las elaboraciones que exigen rebozados y frituras.
  • Si quieres acompañar tus platos con salsas, opta por la smenos grasas y calóricas. Por tanto trata de elaborar las salsas sin natas y quesos. Recuerda que las salsas compradas son mucho más calóricas y grasientas que las caseras.
  • Cocina con grasas saludables como el aceite de girasol o aceite de oliva. Evita el aceite de coco y palma, rico en grasas malas (grasas saturadas) las mantequillas y margarinas, así como otras grasas de origen animal. Recuerda que en todo caso debes moderar la cantidad de aceite, utiliza la menor cantidad posible!!
  • Utiliza en tus recetas leche y productos lácteos desnatados o bajos en grasas, evitando así la leche condensada, la nata o los quesos grasientos.
  • Evita los platos precocinados así como distintos productos ya hechos, como cremas, salsas, postres, etc. porque aportan más grasas y calorías que sus versiones caseras.
  • Utiliza edulcorantes para elaborar tus platos.
  • Prepara tus postres con fruta fresca en lugar de fruta enlatada o en almibar.
  • Evita la repostería industrial. Apuesta por preparar tus postres con recetas saludables.
  • Añade verduras y hortalizas a tus menús.
  • Ofrezca los postres en cantidades moderadas, más bien pequeñas si lo que quieres es evitar el consumo de este tipo de alimentos tan ricos en grasas malas y azúcares.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *