La dieta del grupo sanguíneo

0 Comentarios

¿Has oído hablar de la dieta de grupo sanguíneo? Se trata de una de esas dietas milagrosas que vienen avaladas por el nombre de un médico (en este caso Peter D’adamo), pero que en realidad cuentan con bastantes evidencias ciéntificas en contra.

En el caso de la dieta del grupo sanguíneo, el objetivo principal no es necesariamente adelgazar, aunque también se usa como dieta para bajar peso.  Esta dieta sostiene cada grupo sanguineo (A, B, AB o o) predispone a las personas a una serie de enfermedades, y que comiendo determinados alimentos -y evitando otros- conseguiremos más salud.

¿Quieres saber más sobre la dieta del grupo sanguíneo?

La dieta del grupo sanguíneo da una lista de alimentos adecuados y perjudiciales para cada tipo de sangre, respecto a cuestiones de salud, pero también respecto a cuestiones de peso. Así, cada grupo sanguíneo digeriría peor determinados alimentos, lo que podría explicar un peso excesivo. Y es que los alimentos nos engordarían más o menos en función de nuestro grupo sanguíneo.

Por ejemplo, la dieta del grupo sanguíneo explica que las personas con sangre de tipo 0 deben comer muchas proteínas animales y vegetales, mientras que a los de tipo A les irían mejor vegetales, verduras y legumbres. Los del grupo B digieren genial las carnes y los de AB verduras y lácteos. Cada grupo sanguíneo tiene alimentos “prohibidos” en su dieta, que deben evitar tomar porque provocarán un aumento de peso.

Pero según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición se trata de una dieta desequilibrada e ineficaz, ya que no existe una relación científicamente comprobada entre el tipo de sangre y la utilización de tejido graso. De hecho, la dieta del grupo sanguíneo, al prohibir determinados alimentos se asocia con sensaciones de hambre y con la pérdida de masa muscular, en lugar de masa grasa.

Una dieta equilibrada requiere una ingesta de todos los nutrientes, y la proporción puede variar en función de la actividad física desarrollada y del balance energético de cada individuo, pero nunca de otros factores ajenos como puede ser el grupo sanguíneo.

Foto vía: Zenobia Boy

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *