Dietas de choque: pollo y piña

0 Comentarios

dieta-con-pollo-pina

¿Has oído hablar de la dieta del pollo y la piña? En muchas ocasiones habremos oído hablar de las dietas de choque para ‘compensar’ los excesos realizados en lo que a alimentación se refiere. Las dietas de choque por norma general tienen una duración de 1 día y son una buena alternativa para conseguir adelgazar. Para aquellas personas que se preguntan en qué consiste, vamos a detallar sus aspectos más destacados.

En primer lugar debemos tener en cuenta que es necesario que sigamos una dieta sana y equilibrada donde exista presencia de alimentos como la verdura, la pasta, los huevos, la carne, el pescado, la fruta etc. Estos alimentos, sobra decir que deben ser consumidos de manera moderada y a poder ser al vapor, al horno o a la plancha, evitando principalmente las frituras.

El problema surge cuando realizamos excesos, ya sea en fiestas, vacaciones, fines de semana… Estos excesos pueden estropear todo el esfuerzo realizado a lo largo de la semana para mantener nuestra figura, por lo que para compensarlo, podemos optar por realizar una dieta de choque.

En este caso vamos a recurrir a la dieta de choque de pollo y piña, que nos ayudará a depurar nuestro cuerpo y eliminar grasas. Aunque muchos hablan de una dieta semanal, esta dieta es para realizar en días puntuales, ya que dado que no aporta una gran cantidad de nutrientes, no podemos prolongarla en el tiempo.

Debemos recurrir a esta dieta el día posterior al que hayamos realizado el exceso en nuestra dieta. Los pasos a llevar a cabo son los siguientes:

Desayuno

  • Dos rebanadas de pan integral con aceite de oliva.
  • Dos rodajas de piña (que no sea en almíbar, siempre al natural)
  • Té rojo o verde o cola de caballo, sin azúcar (utilizar sacarina).

Comida y cena

  • Entre dos y tres filetes de pechuga de pollo o de pavo a la plancha y reduciendo todo lo posible el consumo de sal.
  • Cuatro o cinco rodajas de piña natural o en su jugo.
  • Un yogur edulcorado que sea desnatado.
  • Un té verde, rojo, o cola de caballo, con sacarina.

Si tienes hambre entre horas, puedes recurrir al consumo de infusiones, aunque sin excedernos en exceso ya que muchas de ellas contienen teína. Si no, siempre puedes recurrir a la piña como alternativa.

Si quieres prolongar esta dieta durante más días tendrás que añadir otro tipo de alimentos que aporten la energía que necesita tu cuerpo como arroz integral, huevos, ensaladas y vegetales, etc. En cualquier caso, lo mejor es siempre hacer una dieta seguida por un nutricionista para evitar que lo que empezó como una ‘pérdida de peso rápida’ pueda derivar en un problema mayor.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *