Diez ideas para aligerar nuestros platos

1 Comentario

Controlar el pesoA continuación os proponemos diez sencillas maneras de quitar calorías a nuestras comidas mientras añadimos un plus de salud a nuestra alimentación y proporcionamos una ayudita a nuestra figura; más ahora que se acerca el buen tiempo.

1. Aligerar las salsas . Es aconsejable diluir la salsa rosa con yogur o zumo de limón, sustituir la nata por yogur desnatado y la leche entera por desnatada o de soja. También es conveniente desengrasar los caldos que se van a utilizar en la salsa enfriándolos en la nevera y retirando la capa de grasa que se forma en su superficie.

2. Hacer menos contundentes los postres. Si no puedes resistirte a un dulce, mejor que sea casero que industrial o de panadería, ya que podrás controlar las cantidades y los ingredientes (ya sabes que en el caso de la bollería industrial abundan las grasas saturadas e hidrogenadas). Al ponerte con la tarea de respostería es mejor reducir a la mitad la cantidad de azúcar que indica la receta; lo mismo puede hacerse con la mantequilla, margarina o aceite. Si lo que te apetece es un postre frío, se pueden elaborar helados de yogur bajos en grasas y calorías.

3. ¡Ten cuidado con lo light! No nos cansamos de decirlo, y es que algunos alimentos light contienen tanto azúcar que alcanzan un nivel calórico similar al de sus versiones enteras. Siempre que tomes algo etiquetado “sin azúcar” comprueba el etiquetado para asegurarte de que no han usado fructosa o algún otro edulcorante con casi las mismas calorías del azúcar. Ah! y no te dejes engañar: el chocolate light, o de dieta, sigue teniendo un alto contenido calórico debido a las grasas que contiene.

4. Pon mucha atención al azúcar. Productos aparentemente sin azúcar pueden darnos desagradables sorpresas al comprobar la lista de ingredientes: salsas de barbacoa o ketchup, zumos envasados… Para hacerte más fácil identificarlos, te dejamos una pista: las palabras terminadas en osa como fructosa, dextrosa, lactosa o maltosa suelen indicar su presencia.

5. Ensaladas ligeras y sabrosas. Un alimento aparentemente muy ligero puede convertirse en una bomba de calorías; ¿cómo evitarlo? No te pases a la hora de incluir ingredientes, variedad sí pero con moderación. Y ojo con el aliño, un par de cucharadas de aceite por persona son suficientes, y mejor si es de oliva, claro!

6. Olvida las frituras. Hay que utilizar la menor cantidad de grasa posible y decantarse por otros métodos de cocción más sanos. Según la forma de elaboración de los platos, los alimentos pueden mantener o no, todo su sabor y valor alimenticio. Al cocinar al vapor, por ejemplo, se conservan todas las vitaminas y minerales. A la plancha se desengrasan las comidas, al horno se realza el sabor y a presión en la olla exprés se reduce el tiempo de cocción.
7. Recupera la fruta . Si tienes unos deseos irrefrenables de comer dulce, lo mejor es satisfacerlo con frutas que además nos aportan gran cantidad de nutrientes, vitaminas y minerales. Además contienen fibra vegetal, que mejora la actividad intestinal y aumenta la sensación de saciedad. Y que no te dé reparos elegir de entre las más dulces, piensa que siempre será mejor un plátano -por ejemplo- que cualquier pastel.

8. Menos es más. A veces no podemos evitar caer en la tentación… en esos momentos lo mejor es comer lo que nos apetece para quitarnos el vicio pero en pequeña cantidad. Y si estás en el super en ese momento compra siempre la ración más pequeña que haya, así no te quedará una reserva en la despensa a la que, créeme, acudirás, porque: ya que está aquí…

9. Dulzor natural. A la hora de hacer pasteles caseros usa aromatizantes dulces como canela, menta, vainilla o esencia de almendras . De esta manera usarás menos cantidad de azúcar en tus recetas.

10. ¡Bienvenido lo desnatado! Los lácteos desnatados de hoy en día tienen las mismas propiedades que los enteros y muchas menos calorías, grasas saturadas, colesterol… Sustituye todos los derivados de la leche siempre por sus homólogos desnatados; y si el cambio de sabor te da un poco de cosa, no te preocupes, prueba varias marcas y al final encontrarás la tuya.

Fotografía: Photodisc

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *