¿En qué consiste la dieta mediterránea?

0 Comentarios

dieta mediterraneaSe conoce como dieta mediterránea la alimentación tradicional practicada por los habitantes de la zona circundante al mediterráneo, de países como España, Italia, Grecia, Malta y sur de Francia.

En base a los alimentos autóctonos de estas regiones se ha desarrollado a lo largo de los años miles de recetas que conforman un ingente patrimonio gastronómico. A través de investigaciones científicas realizadas por importantes dietistas, ha sido calificada como muy saludable y completa por su aporte de nutrientes y de muy beneficiosa por su contribución a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Características de la dieta mediterránea y su origen
Este tipo de dieta consiste en una alimentación con un consumo elevado de vegetales como fruta, verdura y legumbres, alimentos derivados de los cereales como el pan y la pasta principalmente trigo, utilización de aceite de oliva como grasa principal y un consumo moderado de vino. El pescado azul, leche y vinagre también son muy importantes.

Las primeras referencias científicas que se obtienen en el año 1948 por el doctor Allbaugh y posteriormente por el doctor Keys. Sus estudios de los hábitos alimenticios de los habitantes de estas regiones y comparaciones con otros países, contribuyeron a descubrir que este tipo de dieta alimenticia contribuía a reducir la afección de enfermedades coronarias. La dieta mediterránea aporta gran número de vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes, además el aceite de oliva ayuda a disminuir el colesterol.

Beneficios de la dieta mediterránea
La dieta mediterránea ofrece una gran cantidad de beneficios, tanto para la salud como para el cuerpo. Uno de los beneficios principales es el control de enfermedades cardiovasculares, gracias al aceite de oliva que reducir el colesterol y también a la acción de los ácidos grasos procedentes del pescado.

Otro de los beneficios que su gran riqueza en antioxidantes como el licopeno ralentiza el envejecimiento y el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. También contribuye a mantener peso y a una reducción del índice de obesidad abdominal, reducir el riesgo de diabetes, infarto e hipertensión. Existen también estudios que observan una mejora en el desarrollo embrionario y previenen problemas de la fertilidad.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *