Es real la mala fama del azúcar?

2 Comentarios

El azúcar es necesario en nuestra dieta

El azúcar es un alimento importante en nuestra dieta y apreciado por la gran mayoría. Su sabor es muy apetecible en gran cantidad de platos y sus funciones son diversas.

Sin embargo la mala fama del azúcar es más que un hecho; se tilda de alimento con gran cantidad de calorías, que engorda pues y favorece la obesidad, alimento que provoca diabetes y que además, según estudios actuales, es adictivo. ¿Qué es verdad de todo esto?

Lo cierto es que sin azúcar no podríamos comer la mitad de los alimentos que habitualmente ingerimos. Es un alimento totalmente integrado en nuestra dieta.

Desde helados, bebidas refrescantes o néctares hasta confitería, panadería o embutidos utilizan la sacarosa en su elaboración. Se calcula que el 70% del azúcar mundial se elabora a partir de la caña de azúcar, mientras que el 30% procede de la remolacha.

Entre sus ventajas están que es un alimento que nos proporciona una gran cantidad de energía, es un buen conservante y lo más importante; alimenta nuestro cerebro.

Sin embargo, sí es verdad según han demostrado diversos estudios, que una cantidad excesiva puede ser perjudicial para la salud favoreciendo la diabetes o la obesidad.

Y es que todo en exceso es perjudicial. Así, como gran parte de los alimentos de la dieta, su consumo es necesario pero debe ser moderado.

El azúcar blanco o de mesa, es el más común. Debido al elevado grado de refinado en su proceso de creación, este tipo de azúcar sólo contiene sacarosa, en un 99%, y ningún otro nutriente, por lo que se suele decir que su aportación se reduce a ‘calorías vacías’. Esto quiere decir que no contiene más nutrientes que las propias calorías en forma de hidratos de carbono sencillos.

Concretamente, aporta 4 calorías por gramo, menos de la mitad que las que contiene el aceite, que aporta 9 calorías por gramo.

El caso es que un consumo excesivo de alimentos azucarados supone muchas calorías y pocos nutrientes, lo que da como resultado una alimentación incorrecta. De esta forma, este consumo incontrolado favorece el desarrollo de trastornos de salud como sobrepeso, obesidad, hipertrigliceridemia o caries dental.

Enlace: Consumer

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *