¿ Es sano el turrón ?

3 Comentarios

turrones.JPG

Ahora que se acerca la Navidad y que las estanterías de los supermercados comienzan a rebosar de productos navideños es el momento en que uno se pregunta : ¿es sano el turrón? ¿cuánto debo comer? ¿cuál es el mejor?

En principio, y en su justa medida, el turrón es saludable. Es cierto que es bastante calórico, pero sus grasas son ricas en ácidos monoinsaturados (los que bajan el colesterol malo y suben el bueno) y también es una buena fuente de fibra. Si lo comparamos con otros postres, sale bastante bien parado, ya que entre sus ingredientes básicos se encuentran la almendra o la miel, que tienen propiedades muy beneficiosas para la salud.

Eso sí, no conviene abusar. ¿Quieres saber cómo limitar su consumo?

Como ya he dicho, el turrón es un producto “que engorda”, pero menos de lo que piensas: 25 g de turrón (una barrita de alrededor de dedo y media de ancho) proporciona unas 120 calorías, menos que un refresco, una magdalena o un cruasán.

Ahora bien, no se debe caer en abusos, y en caso de que seas alérgico a algún ingrediente, diabético u obeso, debes prescindir de él. Si tienes sobrepeso también debes ser muy moderado.

¿Cómo saber cuánto turrón es el justo? ¿Cómo ceñirse a esa cantidad?

El turrón no es un producto que convenga tomar todos los días, al menos en personas con sobrepeso. Modera su consumo a dos o tres veces a la semana (hazlo coincidir con las fiestas grandes, con cenas familiares en las que será dificil resistirse). En cuanto a la cantidad, no debes tomar más de dos barritas de dedo y medio, si quieres probar varios turrones diferentes, hazlo en mitades.

Cuando lo sirvas en tu casa, hazlo en porciones pequeñas (media barrita estaría bien) y ponlas en una bandeja. No deje el turrón en la mesa para seguir cortando, evitarás tentaciones. Para evitar sobrecargar las comidas y cenas, puedes servirlo como tentempié (pero que quede claro, si lo tomas a media mañana no puedes repetir por la noche).

Otra opción es usarlo como ingrediente de postres con el objetivo de rebajarlo, así puedes servir un trocito pequeño acompañado de fruta o un yogur con virutas de turrón.

¿Y cuáles son los más sanos?

Las opciones más sanas son las más naturales, es decir, turrón blando o turrón duro, hechos a base de almendra.  Los que añaden otros ingredientes como chocolate, licor, praliné, yema de huevos o cualquier otros ingrediente que no sean frutos secos suelen ser más grasos -y menos saludables-.  Si te aburren los de almendra, cógelos de otros frutos secos o con frutas desecadas.

En cuanto a los turrones sin azúcar, fíjate bien en la composición. Normalmente son igual o más calóricos que los otros, así que si el objetivo es bajar peso, no compensa comprarlos (porque además suelen ser más caros).

Otra opción es hacerlos tú mismo, así te aseguras que sólo lleva ingredientes naturales. Pincha aquí para ver la receta del turrón blando.

¿Tomas muchos turrón por Navidades?

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *