Hábitos saludables para el otoño

3 Comentarios

otono.JPG

Hoy comienza oficialmente el otoño y es probable que pronto comiences a sentir algunos de los problemas que lo acompañan: depresión otoñol, gripes y catarros son muy frecuentes en esta época y pueden impedirte disfrutar de la belleza de los bosques con hojas rojizas por el suelo.

Seas o no fan del otoño, te conviene saber qué hábitos pueden contribuir a aclimatarte lo más rápido posible y a evitar los malestares propios de esta estación.

Con la llegada del otoño los resfríados hacen acto de presencia. La razón es que el organismo, para adaptarse a las temperaturas más bajas precisa un mayor gasto de energía. Eso provoca un descenso de la capacidad de defensa frente a virus y bacterias.

En cuanto a la depresión otoñal, es consecuencia directa de las menores horas de luz solar. Al haber más oscuridad, el cerebro produce más melanina (se encarga de regular el sueño y por eso es habitual que empiece a costarnos más levantarnos) y menos serotonina (la hormona de la felicidad). Los resultados: apatía, cansancio y tristeza. Pero ¡tranquil@s! Podemos ayudar a nuestro cuerpo a adaptarse lo más rápido posible.

Veamos qué podemos hacer para fortalecer nuestro sistema inmune, resistir a catarros y gripes y mantener nuestra alegría en sus máximos niveles:

1. Haz ejercicio físico

Hacer deporte te sirve no solo para estar en forma, sino sobre todo, para reforzar los sistemas inmunitario y circulatorio y sentirte más satisfech@. No es necesario ir al gimnasio, pero sí es fundamental mantenerse activo. Una buena idea para mantener la tristeza a raya es realizar paseos por el monte.

2. Aliméntate bien

Una dieta equilibrada es siempre necesaria, pero ahora, si cabe, más, pues tenemos que contrarrestar la bajada natural de nuestras defensas.

potaje.JPG

El gasto energético está aumentando, así que conviene tomar más proteínas y grasas -¡pero de las sanas!- que en verano.  Es una buena idea volver a incluir los platos de cuchara que tan poco apetecían durante el verano: cocidos, legumbres y guisos con pescado o carne.

Además, es preciso aumentar el consumo de lácteos, ya que la menor presencia del sol en nuestras vidas puede suponer un bajón de vitamina D (ya que participa en la absorción del calcio).

Y por supuesto, verduras y frutas siguen siendo esenciales. Incrementa tu consumo de vitamina C, presente en los cítricos, en los kiwis, y en hortalizas como los tomates. Esta vitamina tiene un importante papel antiinfeccioso que puede ayudarte a mantener catarros y gripes a raya.

Para una buena alimentación preventiva, incluye también un poquito de miel: te aporta energía por su alto contenido en hidratos de carbono, y también un efecto antibiótico por la presencia de propolis. ¡Perfecto!

3. Busca la luz solar

Cada día, intenta mantenerte al menos diez minutos al sol, preferiblemente por la mañana. Así, tus huesos estarán sanos y conseguirás mantenerte optimista todo el día, gracias a la mayor producción de serotonina.

4. Descansa

Es normal que te sientas más cansada que de habitual. Para no acentuar esta sensación trata de dormir tus ocho horas diarias. Además, puedes aprovechar -si te lo puedes permitir- tus horas en casa para relajarte leyendo, escuchando música o dándote un baño. Tu estado mental te lo agradecerá.

5. Deja de fumar

Este es un buen momento para dejar de fumar, ya que el tabaco, además de debilitar el sistema inmunitario, afecta a las vías respiratorias, haciendo que las mucosas de la nariz, los bronquios y los pulmones sean más vulnerables a las infecciones.

¿Preparad@ para recibir el otoño?

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *