La merienda no es sólo cosa de niños

2 Comentarios

merienda para adultos

La merienda en la alimentación infantil es algo que se considera importante y aceptado dentro de una ideta saludable y equilibrada, en cambio, cuando pasamos la adolescencia y llegamos a la edad adulta tendemos a perder este buen hábito alimentario.

Equivocadamente se suele pensar que la merienda no es sólo cosa de niños y que por tanto los adultos no necesitan un tentempié a media tarde.

Esto es totalmente erróneo ya que la merienda ayuda a mantener el nivel de glucosa en sangre constante y nos aporta energía para llegar sin hambre boraz a la última comida del día, la cena, por lo que además ayuda a que hagamos una cena ligera.

Se suele pensar además que merendar engorda, cuando es todo lo ocntrario, eso sí, siempre que se tome algo sano, ayuda a matenerse en un peso saludable y hasta es necesario merendar si hacemos dietas de adelgazamiento.

Merendar además ayuda a que no se dispare la secreción de la insulina, una hormona que favorece a acumulación de la grasa. Recuerda que comer a menudo y poco activa el metabolismo y la quema de calorías. Por tanto recomendable llevarse “un bocado” a la boca entre el almuerzo y la cena.

Las pautas en torno a qué alimentosdebemos incluir en la merienda son muy parecidas a las recomendacione sque debemos seguir con los más pequeños. Hay que evitar merendar productos ricos en calorías, grasas y azúcares, y pobres en nutrientes como la bollería, snacks, aperitivos salados, etc. También hay que tener en cuenta el gasto energético y el estilo de vida (sedentario o activo).

Lo ideal es optar por tentempiés sanos y saludables que nos aporten nutientes de calidad, energía y pocas calorías, grasas y azúcares, como lácteos, cereales o fruta.

Aquí te propongo un listado de meriendas saludables para adultos:

  • un yogur
  • una fruta
  • un bol de cereales con leche
  • un bocadillo pequeño con queso o fiambre bajo en grasa
  • un sandwich ligero
  • un vaso de leche con cacao y 2 galletas
  • unas tostadas de pan tostado o colines
  • unos trozos de queso fresco con membrillo
  • unas lonchas de jamón serrano o pavo con una tostada
  • una barrita de muesli
  • un puñado de nueces y almendras
  • un batido ligero de leche y fruta

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *