Las claves para controlar los ataques de ansiedad

0 Comentarios

Los ataques de ansiedad pueden aparecer en cualquier momento, especialmente en situaciones de tensión o estrés. Las causas pueden ser diferentes pero los síntomas son, en la mayoría de las ocasiones, los mismos: nerviosismo generalizado, escalofríos, ganas de vomitar, mareos, pulso acelerado, etc. Ante una crisis de ansiedad hay que saber cuál es el mejor tratamiento o qué hacer para que no vaya a más y así poder acabar cuanto antes con esta sensación tan molesta que sufren muchas personas.

¿Cómo controlar los ataques de ansiedad?

La clave de todo ello es una buena prevención y hay aspectos que nos ayudarán a controlar mucho la ansiedad. Por ejemplo, el alcohol, el tabaco y los refrescos o bebidas con altas concentraciones como cafeína o taurina (bebidas energéticas) no juegan muy a favor de las personas que sufren esta clase de ataques porque son unos grandes estimulantes. Se deben eliminar de las rutinas diarias o en su defecto reducir al máximo siempre que sea posible.

Para no sufrir un ataque de ansiedad cuando vamos a dormir, una buena idea para prevenirlo es una buena infusión relajante. Esto facilita que nuestro cuerpo y mente estén en un estado de completo relax y permitirá que el sueño sea mucho más placentero.

También se pueden realizar algunas técnicas de relajación antes de ir a dormir, reduciendo considerablemente las posibilidades de un ataque de ansiedad nocturno.

Contar con un cuerpo sano también ayuda mucho y por ello hay que intentar comer una dieta muy equilibrada, con las cantidades recomendadas de verdura, pescados, legumbres, frutas y carnes, rica en oligoelementos, vitaminas y proteínas. A ello hay que acompañarle de una media hora de ejercicios aeróbicos al día, preferiblemente una hora.

En caso de que comencemos a notar un ataque de ansiedad hay que pensar en cosas positivas, mantener la mente pensando en cosas que nos gustan, intentando memorizar y decir de palabra algún texto que sepamos de memoria por ejemplo.

Respirar profundamente, mantener el aire un momento en los pulmones y expulsarlo poco a poco también nos ayudará a recuperar el pulso normal y evitando que nos hiperventilemos.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *