Luxacion de coxis síntomas y alivio del dolor

0 Comentarios

Tener el coxis fracturado puede ser un problema serio si no se realiza un tratamiento adecuado. Entre los problemas derivados que pueden aparecer de este traumatismo se encuentra la aparición de una fístula o quiste pilonidal, lo que puede resultar muy doloroso. Además de lo inflamado de la zona, también hay muchos otros síntomas que nos revelan un posible problema de esta clase.

Causas y síntomas de la luxación de coxis

Hay que reconocer que los síntomas pueden ser muy variados, tanto como su origen. Una lesión de estas características puede ser provocada por traumatismos, como una caída sobre el trasero, durante el parto, realizar presión prolongada sobre el cóccix como estar sentados o sentadas durante mucho tiempo en superficies duras o incluso por tener un tumor, una hernia discal o una infección.
Entre los síntomas destacan:

  • Dolor intenso, especialmente al sentarse en una superficie dura o al ponerse de pie.
  • Dolor localizado principalmente en la zona del cóccix que se intensifica al hacer cualquier clase de presión.
  • Dolor intenso en las piernas.
  • Molestias o dolor durante las relaciones sexuales.
  • Notable inflamación en la zona acompañado de dolor neuropático.
  • Hematomas en la zona baja de la espalda.
  • Fuerte dolor al hacer esfuerzos como toser, estornudar, etc.

Tratamiento de la luxación de coxis

En muchos casos, la luxación puede no revestir demasiada importancia y es más una distensión del ligamento que con el tiempo se repara. En estos casos se recetan analgésicos y antiinflamatorios que hace que el dolor y las molestias sean mucho más llevaderas. Si duele mucho aun así al estar sentado se suele dar un cojín especial para que al sentarse no haya presión sobre la zona del coxis
En casos más severos el médico intentará la reducción manual de la luxación, es decir, que el facultativo intente recolocarlo en su posición correcta. Si finalmente la luxación es muy importante y ocasiona un gran dolor y limitaciones a quien la sufre, se puede optar por la cirugía.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *