¿Para qué sirve la vitamina B12?

0 Comentarios

Las vitaminas desempeñan un papel esencial en el organismo. Intervienen de un modo decisivo en los procesos fisiológicos y contribuyen a la prevención de enfermedades. Como algunas no pueden ser elaboradas por el cuerpo humano, es conveniente mantener una alimentación sana y equilibrada.

Su ausencia puede provocar ciertas alteraciones, como falta de apetito, cansancio, cambios de humor o problemas en la piel. Se clasifican en hidrosolubles y liposolubles. Esta clasificación es importante, ya que las vitaminas hidrosolubles, la C y el complejo B, se eliminan con más frecuencia, a través de la orina. Esto significa que deben tener una presencia habitual en nuestra dieta.
¿Qué es la vitamina B12?


La vitamina B12 es un compuesto orgánico, perteneciente al complejo B. Se suele administrar por vía oral y resulta imprescindible para el crecimiento y la creación de glóbulos rojos, que son los encargados de transportar el oxígeno a los tejidos. Su ausencia puede provocar cansancio, trastornos nerviosos o debilidad, entre otros.

Una de las funciones mas importantes de la vitamina B12 es la de prevenir la anemia, que viene dada por una alteración en la composición de la sangre. También previene los problemas digestivos y ayuda a mejorar los síntomas de la fibromialgia o el alzheimer, retrasando el proceso de la pérdida de memoria.

Esta vitamina también es indicada para fortalecer el sistema inmunitario o nervioso, y protege al corazón de la influencia perjudicial de la homocisteína, que en niveles elevados puede producir colesterol. La vitamina B12 también juega un papel muy importante en el metabolismo de los alimentos y ayuda en la prevención de las alergias. En general, produce un aumento de energía y contribuye a mejorar el estado anímico. Muchos toman vitamina b12 para evitar la resaca pos alcoholismo, ya que ayuda a reducir su impacto.

Esta vitamina se encuentra en los alimentos de origen animal, tales como el pescado, la carne, los huevos, las vísceras, la leche y sus derivados, como la mantequilla o los yogures. Por eso, los segmentos de población más afectados por su deficiencia son aquellos que siguen una dieta vegetariana estricta o no lo suficientemente equilibrada.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *