Remedios caseros para curar una picadura de abeja

0 Comentarios

Aunque no son demasiado comunes, puede ocurrir que te pique una abeja o una avispa y no sepas cómo reaccionar. Es importante saber que tras una picadura se debe extraer el aguijón con unas pinzas, extremando la operación si la picadura ha sido en el ojo. Se debe tener mucho cuidado con las personas alérgicas y esta clase de picaduras dado que pueden sufrir un shock anafiláctico, por lo que requerirían un tratamiento especial, aunque es en un reducido porcentaje.

Después de sacar el aguijón se debe poner una toalla empapada en agua muy fría en la zona afectada. Esto hará que se reduzca bastante la hinchazón y el enrojecimiento de la piel. ¡Veamos más trucos!

Usar amoníaco

Hay que saber que el veneno de las abejas es ácido, por lo que para poder neutralizarlo deben usarse sustancias con cierto índice de alcalinidad para poder lavar la picadura. Se debe lavar la zona de la picadura con amoníaco diluido en agua. Es muy importante que la persona afectada no se rasque. Las molestias pueden durar un tiempo pero desaparecerán.

Bicarbonato sódico

Otra posible solución es lavar bien la zona con bicarbonato sódico en agua, con una relación de una cucharada por medio vaso de agua. El pH del bicarbonato disuelto puede dañar la piel, por lo que hay que evitar echar más producto de la cuenta. Al igual que en el caso anterior, es importante evitar el rascado, a pesar de que se notará bastante prurito.

Lavanda

Con una mezcla de aceite de árbol de té con una gota de aceite de lavanda se puede obtener un efecto calmante en la piel afectada por la picadura. Es un remedio casero muy utilizado desde hace tiempo y entre sus propiedades se encuentran la reducción de hinchazón y el enrojecimiento de la piel además de colaborar con una recuperación más rápida.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *