Salsas ligeras: 8 ideas interesantes

8 Comentarios

carbonara.jpg

¿Desde que estás a dieta te aburre comer? ¿Intentas comer sano y eso se ha convertido en comer soso? Las salsas son esenciales para potenciar el sabor de las comidas, pero es una de las primeras cosas a las que renunciamos cuando nos ponemos a régimen. Un gran error si pretender seguir disfrutando de la comida.

Cuidarse es fundamental, claro, pero sin renunciar al sabor. Aquí te dejo algunas ideas para hacer salsas diferentes, bajas en calorías, o para aligerar las viejas salsas de siempre.


1. Salsas a base de yogur (desnatado)

Las salsas a base de yogur resultan ideales para ensaladas y no cuentan con demasiadas calorías. Si no te ves capaz de renunicar a la mayonesa (siempre light), puedes rebajarla mezclándola con yogur desnatado.

2. Salsas a base de zumos de frutas

Los aliños para ensaladas se pueden reemplazar por zumo de frutas, por ejemplo de la manzana, que da un sabor ácido y dulzón que pega mucho con las hortalizas. Las frutas también pegan muy bien con algunas carnes  (pato a la naranja, pollo al limón o ternera con salsa de manzana).

3. Salsas a base de huevo

Con una base de huevo se espesan los platos y se hacen más suaves.  Es bueno, por ejemplo, renunciar a la nata en la pasta a la carbonara y sustituirla por huevo batido. Aún mejor si en lugar de utilizar sólo la yema utilizamos el huevo entero, evitaremos grasas.

4. Salsas en crudo

Puedes enriquecer los platos con salsas en crudo. ¿Por ejemplo? Mezcla chile, ajo, cebolla, pimiento y tomate. El resultado es picante, pero ligero.

Otra opción es recurrir a ajo, piñones y albahaca con aceite de oliva, pero ojo, sólo 3 cucharaditas.

5.  Salsas con queso fresco

El queso fresco triturado, con albahaca (o alguna otra hierba aromática), resulta cremoso y muy sano.

6. Salsas de verduras

Con el pescado, es buena idea hacer salsas a base de vegetales triturados. Doblemente nutritivo: ¡pescado con crema de verduras!!

7. Hierbas y especias

Puedes probar a potenciar el sabor con hierbas aromáticas y especias para recurrir a las salsas con menos frecuencia. El comino, el sésamo, el pimentón o el azafrán resultan sanos y potencian muchísimo el sabor de los alimentos.

8. Para los postres, edulzantes naturales

Sustituyendo los edulcorantes artificales y el azúcar por vainilla, menta o ensencia de almendras reducirás las calorías a la mitad.

¿Qué otras salsas ligeras utilizas?

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *