Trucos para dejar de morder las uñas

0 Comentarios

u__as.JPG

Aunque morderse las uñas para muchos no es más hábito infantil, lo cierto es que también es negativo para la salud. Más allá del terrible aspecto estético de las uñas, esta costumbre puede causar daños en las uñas y en las piezas dentales, así como favorecer infecciones en boca y dedos.

Sin embargo, se trata de un hábito frecuente, que comienza en la infancia, pero que muchas veces continúa en la edad adulta. Así, uno de cada diez personas mayores de 35 años sigue mordiéndose las uñas.

¿Cómo acabar con esto?

Lo ideal es detectar esta manía durante la infancia, para no permitir que se extienda en el tiempo. En el caso de los adultos, la única manera de conseguirlo es la fuerza de voluntad, aunque en ocasiones la asistencia psicológica puede ayudar.

Además de tener uñas feas, de las que uno se avergüenza, la onicofagia (comer las uñas) también provoca varios problemas de salud. El constante repiqueteo al que se someten los incisivos acaba produciendo desgaste, pudiendo afectar incluso a las encías.

Además, las uñas dejan de crecer de forma correcta, pues el mordisqueo origina pequeños traumatismos bajo las uñas, lo que puede desencadenar inflamaciones en los dedos y dolor agudo. Por último, el hecho de llevar todo el día los dedos a la boca hace que las bacterias, virus y hongos que campan por las uñas pasen constantemente a la boca, proliferando el riesgo de infecciones de todo tipo.

¿Te das cuenta de lo beneficioso que sería dejarlo?

Para conseguirlo, aquí te dejo algunos trucos:

  • Oculta las uñas, para no tener qué llevar a la boca. Puedes utilizar tiritas, cintas adhesivas o incluso uñas de porcelana.
  • Haz que sepan mal.  Esta es una de las medidas más tradicionales, que se usan mucho con niños.  Consiste en aplicar sobre las uñas un esmalte específico (de venta en farmacia) con sabor amargo o desagradable. También se pueden frotar las uñas con ajo crudo o pimienta.
  • Cuida tus uñas. Si comienzas a tener unas uñas bonitas te sentirás mucho estropeándolas… límalas, píntalas o hazte la manicura.
  • Asistencia psicológica: si morderte las uñas te genera mucha ansiedad -hasta el punto de que interfiere en tu vida- y no eres capaz de dejarlo solo, puedes acudir al psicólogo, quien, mediante terapia, te ayudará a terminar con este hábito.

¿Qué otros trucos conoces para dejar de morder las uñas?

Vía: Consumer

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *