Varices en el embarazo

0 Comentarios

Las varices en el embarazo son muy frecuentes debido a que la circulación de la sangre durante estos meses es peor. El aumento de peso y la presión sobre los mecanismos de drenaje venoso favorece que muchas veces aparezcan distrofias venosas y que se éstas se hinchen dando lugar a las populares varices.

Las varices en el embarazo no suelen ser tan severa como las varices causadas por la obesidad u otros trastornos circulatorios, y se originan especialmente durante los últimos tres meses de embarazo. ¿Quieres saber más sobre las varices en el embarazo?

Las varices son dilataciones venosas caracterizadas por impedir que la sangre retorne con fluidez al corazón. Aunque esta enfermedad puede manifestarse en cualquier parte del cuerpo, suele afectar principalmente a las venas de los miembros inferiores, especialmente durante el embarazo, con un carácter más estético.

Los factores hereditarios o los hábitos de vida son factores muy importante a la hora de que aparezcan venitas durante el embarazo, por eso, te damos una serie de consejos útiles para tratar de prevenir las varices.

  • Mantener las piernas en alto: trata de tenderte con las piernas en alto varios minutos al día para favorecer la circulación.
  • Intenta dormir con las piernas ligeramente levantadas con la ayuda, por ejemplo, de un cojín.
  • Evita la exposición directa al sol, el calor puede favorecer la dilatación.
  • Evita también las duchas calientes así como las saunas. Procura ducharte con agua templada y terminar con un chorro de agua más frío.
  • Practica deporte; realizar ejercicio durante el embarazo tiene muchas ventajas, entre ellas que también favorece la circulación.
  • No utilices tacón ni ropa demasiado apretada, solo aumentará la presión.
  • Cuida tu dieta: evita el exceso de sal (ya que ayuda a la retención de líquidos), bebe mucha agua y toma alimentos ricos en fibra.

Aunque existen muchos consejos útiles para tratar de prevenir las varices en el embarazo, muchas veces su aparición es inevitable. Consulta con un especialista para un tratamiento más personalizado.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *