Saltar al contenido

La dieta macrobiótica

macrobiotica.JPG

¿Qué es la dieta macrobiótica? Más que un régimen alimenticio para adelgazar -aunque muchas personas también lo usan para eso- se propone como una filosofía de alimentación en armonía con la naturaleza, y que mejora tu salud y tu espíritu.

Nació en Japón, de la mano del escritor George Ohsawa, y está muy influída por el zen budista, así como por los conceptos ying y yang. Según sus seguidores, este tipo de dieta puede curar enfermedades, incluso el cáncer, lo cual ya nos deja claro la nula base científica de todos sus postulados.

Básicamente, la dieta macrobiótica propone un alto consumo de cereales integrales, una disminución de las proteínas y una restricción del consumo de líquidos.

La primera vez que oí hablar de la dieta macrobiótica, fue a través del reportaje “Beth Ann y la macrobiótica” de Robert Christgau, donde la protagonista muere debido a su rigor a la hora de seguir las estrictas normas de alimentación macrobióticas. Evidentemente, hay grados y grados en la dieta macrobiótica, e incluso adaptaciones personales, pero lo cierto es que las bases de esta dieta no resultan nada saludables y ni siquiera tienen nada que ver con el zen budista con el que se suele conectar (los verdaderos budistas no le dan importancia al culto alimentario).

¿Y cuales son esas bases originales de esta dieta?

Reducir la ingesta de líquidos (salvo tés), eliminar las proteínas animales y muchas frutas y verduras (se denominan alimentos ying y son de energía debilitante), y basar la alimentación en cereales integrales, legumbres, y algunos vegetales -siempre ecológicos- (alimentos yang o de energía tonificante).

La dieta macrobiótica se dispone en diferentes etapas, cada una más restrictiva que la anterior, pero la buena noticia es que la mayoría de la gente se queda en las primeras etapas. Si no, caer enfermo es inevitable, y lo más turbio de todo el asunto es que Oshawa defendía que si te sientes mal es sólo un estado pasajero de adaptación, que finalizaría si continuabas fiel a la dieta.

Hay quienes consideran la dieta macrobiótica como una forma de perder peso. Resulta válida en la etapa en que se sustituyen las carnes con mucha grasa por verduras, pero si se progresa por el resto de las etapas, la pérdida de peso significará pérdida de salud.

Seguir la dieta macrobiótica durante largo tiempo conduce indefectiblemente a problemas renales, de deshidratación, de anemia, de escorbuto, de falta de calcio e incluso de desnutrición, lo que puede llevar a la muerte.

Puede que estés [email protected] de escucharlo pero es la verdad, la única manera de cuidar tu salud, física y mental, es a través de una alimentación variada y equilibrada.