El aceite de oliva previene la obesidad, hipertensión y diabetes

0 Comentarios

aceite de oliva

Según distintos estudios, una dieta rica en aceite de oliva puede disminuir la incidencia de la obesidad, la diabetes y la hipertensión arterial, dentro de una dieta equilibrada y moderada en las cantidades.

En el desarrollo de obesidad, hipertensión y diabetes hay un componente genético, pero el factor más importante de estas enfermedades son los hábitos de vida, la dieta y ejercicio, de ahí la importancia de combatir el sedentarismo y promover un dieta equilibrada y sana.

La dieta probablemente es el factor más importante para el desarrollo de obesidad, hipertensión y diabetes puesto que el alto consumo de grasas, especialmente de las grasas saturadas, en la población.

Los expertos también señalan que se ha aumentado el consumo de ácidos grasos n-6 (los que proceden de semillas), y por otro, la disminución de los ácidos grasos n-3, procedentes de algunos vegetales y de los pescados.

Dentro de las diferentes tipos de  grasas que podemos tomar las monoinsaturadas, como el aceite de oliva, son esenciales porque  numerosos estudios han corroborado que una dieta rica en aceite de oliva, como la mediterránea, puede disminuir la incidencia de algunas patologías como la obesidad, la diabetes mellitus tipo dos o la hipertensión arterial, así como reducir la resistencia periférica a la acción de la insulina.

El aceite de oliva virgen no debe considerarse como un fármaco sino como parte de la dieta. Una dieta mediterránea no es concebible sin el aceite de oliva pero debemos conseguir es uno de los valores más importantes de la dieta mediterránea: la moderación en la comida y en la bebida.

La cantidad es parte de la clave. Recuerda que una dieta sana y equilibrada, incluye 3 chucharadas soperas de aceite de oliva, para aliñar, cocinar, etc. Ten en cuanta que a pesar de ser tan sano es muy calórico.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *