Depresión estacional en otoño

2 Comentarios

depre.JPG

La depresión otoñal es algo de lo que oímos hablar cada vez que comienza esta estación, y se relaciona con un ligero malestar que surge al llegar septiembre, y que hace que nos sintamos más cansados y menos motivados.

No tiene relación con la finalización de las vacaciones (aunque yo no acabo de creérmelo ;)), sino con la disminución de luz solar que hace que nuestros ciclos circadianos se desbarajusten y que nuestro organismo produzca menos serotonina (la hormona de la felicidad).

Aunque la depresión otoñal se suele definir como algo sin importancia y pasajero hay casos en los que la depresión otoñal reviste de seriedad y se puede fundir con una depresión “real”. Si los síntomas no desaparecen pasadas unas semanas, consulta con tu médico.

Y aquí te dejo unos consejos para sobrellevar el cambio de estación sin que afecte (en exceso) a tu ánimo.


Los síntomas de la depresión otoñal son conocidos por la mayoría de nosotros: disminución de energía y concentración por las tardes, aumento de apetito y peso, somnolencia excesiva, pérdida de interés en el trabajo u otras actividades, irratibilidad y disminución de la líbido. Y estos síntomas afectan casi al 30% de la población (especialmente a mujeres de entre 20 y 30 años).

¿Hay algo que se pueda hacer? ¡Por supuesto que sí! Lo primero ser consciente de que es algo transitorio y que sólo hay que esperar a que nuestro cuerpo se adapte a los cambios, y que mientras tanto, aunque no apetezca hacer nada, hay que forzarse un poco.

Otras medidas que pueden ayudar:

  • Trata de dormir al menos 8 horas diarias. No te acuestes tarde, porque te costará más coger el ritmo adecuado.
  • Toma el sol. Aprovecha todos los momentos que puedas para salir al aire libre y ponerte bajo el sol. Un paseo diario hará maravillas.
  • Haz ejercicio. Liberarás endorfinas que harán que te sientas más content@, y al mismo tiempo estarás preservando la salud de tu cuerpo.
  • Cuida la dieta. Debes evitar caer en el exceso comiendo cinco veces al día y controlando las cantidades. Aunque sea lo que más apetezca, no abuses de los hidratos de carbono: verduras y alimentos ricos en proteínas también son fundamentales.
  • Prueba a realizar actividades relajantes como yoga o tai-chi.
  • Pasa tiempo con familiares y amigos.

¿Te afecta la llegada del otoño o eres de es@s que declaran sin pudor que es su estación favorita?

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *