Saltar al contenido

Algunos datos sobre la obesidad infantil y sus consecuencias

hamburguesq.jpg

Solemos pensar que los niños americanos están super gordos y que allí la alimentación es un desastre (y no nos equivocamos).  Sin embargo, a veces parecemos olvidar que en España vamos por el mismo camino. Con casi un 10% de niños obesos (la cifra asciende a 15% en la franja que va de los 5 a los 9 años), y un 20% de niños con sobrepeso, nos situamos a la cabeza de Europa.

Las consecuencias de esta obesidad temprana son nefastas: a los problemas de salud física, se suman los de autoestima y una reducción de la esperanza de vida que puede llegar a más de 10  años.

¿Quieres saber más sobre la obesidad infantil en España?

En España, los últimos datos oficiales sobre la obesidad infantil son del año 2002, por lo que resulta más que probable que las cosas ahora estén aún peor. Lo último que quiero es alarmar innecesariamente, pero creo que es fundamental darnos cuenta de que un niño gordito no es más sanote, sino todo lo contrario. Y que la obesidad es un problema de consecuencias tan graves como cualquier otra enfermedad.

Sin embargo la obesidad no se distribuye uniformemente entre todos los niños españoles. Quizá pienses que estoy exagerando, que tú no ves a tantos niños gordos, que en clase de tu hijo sólo hay uno, como lo había en tu clase hace veinte años. Pero quizá eso sea en tu círculo.

Por ejemplo, en el norte de España hay muchos menos niños obesos. En el País Vasco, por ejemplo, el 80% de los niños tienen un peso normal, porcentaje que se mantiene en torno al 75% en Cataluña, Aragón, Galicia o Castilla-León. (Y aunque no es norte, también en Madrid). Por el contrario, en Canarias, sólo un 60% de los niños están en su peso, lo que resulta bastante desesperanzador. En Andalucia, Murcia o Castilla la mancha, las cifras rondan el 68%.

¿A qué crees que se debe esta distribución? Lo primero que se me ocurre es que el clima puede tener cierta influencia sobre los niveles de actividad física, o que por alguna razón en el norte de España se come mejor. Tampoco debemos olvidar que la obesidad tiene una importante carga genética, 8 de cada 10 niños con padre y madre obesos, es a su vez obeso. Mientras que sólo uno de cada diez niños con padres normales sufre obesidad.

¿Y cuales son las consecuencias para la salud de esos niños?

  • La diabetes de tipo 2 (directamente relacionada con la obesidad), ya se ha convertido en la segunda enfermedad más común de la infancia.
  • Se puede adelantar en 30 años el riesgo de sufrir un ictus.
  • Aumenta un 50% la agudización del asma.
  • Aumenta la hipertensión y se adelanta el riesgo de infarto.
  • Desarrollo de hígado graso (afecta a la mitad de niños obesos).
  • Mayor proporción de problemas óseos y musculares.
  • Adelanto de la pubertad y problemas de fertilidad.
  • Aumento de los problemas de autoestima.

Creo que por todas esas razones es fundamental ser conscientes de que la obesidad es un problema serio, y que las madres no sólo deben enseñar a sus hijos a comer, sino también a cocinar, para que la cadena de la buena alimentación no se rompa tampoco con los  nietos.

¿Crees que la obesidad infantil irá a más? ¿Cómo se puede concienciar a la gente de la seriedad del problema?

Vía: El Mundo