Saltar al contenido

Hábitos de higiene para duchas más saludables

jabondeducha.JPG

La mayoría de nosotros hemos escuchado mil veces que no conviene ducharse más de una vez al día, pero…¿cuántos hacemos caso? En verano, esto se vuelve especialmente palpable ya que nos duchamos por la mañana, al volver de la playa y antes de acostarnos, para dormir fresquitos.

Con ese hábito que creemos tan saludable e higiénico, lo que estamos haciendo en realidad es destruir el manto lipídico de la piel que es quien protege a la epidermis de las agresiones externas.

La capa de lípidos tiene un PH ligeramente ácido, que se sitúa en torno al 5,5, que es lo que impide que gérmenes, bacterias, virus, ácaros y demás microorganismos puedan atacar nuestra piel. Ducharse más de una vez al día y utilizar los jabones inadecuados está alterando esa acidez y los resultados son ya evidentes: cada vez hay más enfermedades dermatológicas.

¿Quieres saber cómo es una ducha saludable?

Para empezar decir que una ducha al día es suficiente para mantenernos aseados.  Hemos llegado a un punto en el que la higiene se ha convertido casi en una obsesión, ¡y no es necesario estar recién duchado para estar limpio! Pero si realmente una segunda ducha es necesaria (porque has sudado, para combatir el calor, etc) hazla sin jabón, sólo con agua. La mayoría de los peligros de la ducha vienen de usar el gel en exceso. Y no vale con usar un jabón bueno para la piel, el hecho de frotar la epidermis más de una vez al día ya resulta negativo.

¿Qué mas consejos has de seguir para darte duchas que no dañen tu piel?

  • Usa agua tibia, pero no muy caliente. A temperaturas muy altas la piel se seca y puede llegar a cuartearse.
  • Busca un gel con un PH en torno al 5’5 (pero nunca más de 6’5). Conviene que en su composición contenga extractos de aceite vegetales (regeneran el manto lipídico).
  • No conviene hacer fuertes fricciones con el gel. Un suave masajeo con las manos o una esponja suave es suficiente para retirar la suciedad del día a día.
  • Aunque el sector cosméticos está muy controlado, conviene comprobar la composición y ver que figuran los datos de un fabricante de la Unión Europea o con responsabilidad en ella.
  • Después de la ducha, la hidratación es fundamental para prevenir la tirantez de la piel.
  • Presta también especial atención al secado, sobre todo en axilas, ingles y pies, para evitar infecciones por hongos.

¿Qué enfermedades dermatológicas puede causar una higiene de ducha excesiva?

  • Dermatitis atópica: es la más usual (la tiene cerca del 10% de la población).  Los pacientes sufren una molesta e irritante sensación de picor que en algunas ocasiones hace muy difícil evitar su rascado.
  • Infecciones: como la pitiriasis, que causa manchas blancas o falta de pigmentación en la piel.
  • Alergias: las pieles sin manto lipídico se vuelven mucho más sensibles  a geles y cosméticos, pudiendo reaccionar de forma inesperada.

¿Cuantas veces te duchas al día? ¿Respetas estos consejos de ducha saludable?

Vía: Consumer