Saltar al contenido

La alimentación y la circulación

corazon

Son varios los factores que pueden repercutir en la aparición de una mala circulación, pero la alimentación suele tomar también un papel fundamental. A continuación explicaremos que alimentos son los más adecuados y cuales debemos evitar si queremos prevenir problemas circulatorios.

Alimenos aconsejables

  • La grasa poliinsaturada al contrario que la saturada, tiene la capacidad de disminuir la viscosidad de la sangre, por lo que favorece la corriente sanguínea. Podemos encontrar dicha grasa en aceites de semillas (soja, girasol…), en el pescado azul y en los frutos secos.
  • Alimentos ricos en potasio: hortalizas y verduras, frutas frescas, cereales integrales, levadura de cerveza y legumbres
  • Alimentos ricos en fibra, ya que la fibra puede captar el colesterol y las grasas y evitar su absorción intestinal.

Además de tener en cuenta estos alimentos es también aconsejable aumentar la ingesta de líquidos y hacer ejercicio físico.

Alimentos que debemos evitar

  • Alimentos con grasas saturadas ya que aumentan los niveles de triglicéridos y colesterol plasmáticos y aumenta la viscosidad de la sangre: Nata, mantequilla, embutidos, repostería….
  • Alimentos muy salados: La sal contribuye a la retención de líquidos y tiene que ver en la aparición de problemas circulatorios.

Además también debemos evitar el café, y por supuesto el alcohol y tabaco ya que además de ser nefastos para otros aspectos de nuestra salud, nos causa este tipo de problemas.