Saltar al contenido

La soja reduce el riesgo de tener cáncer mamario

El estudio incluyó a 24.226 mujeres de 40 a 69 años, a las que se les extrajeron muestras de sangre y se les realizó una evaluación alimentaria. El equipo las controló durante 10 años.

En ese período, 144 desarrollaron cáncer de pecho. Cuando el equipo dividió a las participantes según los niveles de genisteína en sangre al inicio del estudio, halló que el cuarto de las mujeres con los niveles más altos eran un 65 por ciento menos propensas a desarrollar cáncer de mama que el cuarto con los niveles más bajos de genisteína.

Pero no se observó una reducción del riesgo entre las mujeres que consumían cantidades moderadas de la isoflavona.

La mayoría de los estudios publicados sobre las isoflavonas de la soja y el cáncer de mama utilizanon cuestionarios sobre la alimentación de los participantes.

“En cambio, nuestro estudio midió de manera directa los niveles de isoflavonas en sangre, lo que permite obtener no sólo un índice de consumo, sino también de absorción y metabolismo de estas sustancias”, dijo el autor a Reuters Health.

Junto con estudios previos, dijo Iwasaki, estos resultados sugieren que un elevado consumo alimentario de isoflavonas reduciría el riesgo de cáncer mamario.

Sin embargo, se desconoce si estos resultados alcanzan a las mujeres de los países occidentales.

Las mujeres japonesas, indicó Iwasaki, consumen isoflavonas de la soja de manera regular y desde edad temprana, lo que influiría en los efectos de estas sustancias sobre la aparición del cáncer de mama.

Páginas:Página anterior