Saltar al contenido

Dieta baja en sodio: comer sin sal

sal.jpg

Dieta baja en sodio, es decir, comer sin sal. Cada día, consumimos de media unos 10 o 15 gramos de sal (casi el doble de lo recomendado), cuando deberíamos tomar la mitad de sal al día. Sin embargo, hay personas que por cuestiones de salud no pueden mantener este consumo, y encuentran problemas a la hora de planificar su dieta baja en sal o de potenciar el sabor de los alimentos. El consumo excesivo de sal es peligroso para la salud.

Acostumbrarse a comer sin sal es  difícil, especialmente si estamos acostumbrados a comidas saladas. Pero es fundamental controlar el consumo de sal, ya que un exceso de sodio (la sal es la forma más común de sodio) causa problemas como la hipertensión y enfermedades cardiovasculares -la razón más habitual por la que se restringe el consumo de sodio-, apoplejias, inflamación de encías y aparato digestivo y enfermedades de los riñones.

¿Quieres saber qué alimentos te convienen si sigues una dieta baja en sal y pobre en sodio? ¿Quieres saber cómo cocinar para que los alimentos sean más sabrosos?

Las recomendaciones que siguen a continuación son apropiadas para personas que sigan una dieta baja en sodio normal, es decir, que puedan consumir como máximo unos 5 gr de sal al día. No hay que olvidar que además de la sal que añadimos a las comidas, muchos alimentos llevan una composición alta en sodio de forma natural. En todo caso, ante cualquier duda sobre lo que puedes o no comer, consulta a tu médico.

1. ¿Cuáles son los alimentos más peligrosos por su alto contenido en sal?

  • Sal de cualquier tipo (evidente)
  • Carnes y pescados ahumados, salados o curados.
  • Caviar
  • Embutidos
  • Quesos (a excepción del queso fresco)
  • Pan con sal
  • Sopas de sobre y en cubitos, purés instantáneos
  • Espinacas
  • Snacks salados (patatas fritas, fritos, pepinillos, etc)
  • Pastelería industrial
  • Mantequilla y margarina con sal
  • Conservas
  • Bebidas gaseosas

2. ¿Qué alimentos cuentan con menos sal?

  • Frutas como las manzanas, las ciruelas, las moras, los melocotones, las naranjas o las cerezas
  • Arroz blanco cocido
  • Frutos secos sin sal
  • Col
  • Brécol
  • Calabacín
  • Leche
  • Patatas
  • Judías

3. ¿Cómo potenciar el sabor a la hora de cocinar?

Para cocinar sin sal y poder disfrutar comiendo es fundamental potenciar el sabor natural de los alimentos. ¿Cómo?

  • Cociendo los alimentos al vapor
  • En guisos y estofados a la plancha
  • Al “papillote” ( envuelto en papel resistente al calor y al horno)
  • Utilizando aceite con sabor (como el de oliva)
  • Utilizando potenciadores de sabor de diferentes tipos como vinagre, limón, ajo, cebolla, pimienta, pimentón, romero, laurel, azafrán, albahaca, orégano, perejil, tomillo, menta…

Verás como, una vez que te acostumbres, acabarás prefiriendo esta forma más variada de cocinar.

¿Controlas el consumo de sal?