Saltar al contenido

Los dulces dentro de una dieta equilibrada

Esta claro que los dulces son el tipo de alimento que debe representar un procentaje reducido de nuestra dieta, lo cual no significa que debamos renunciar de los dulces.

Podemos tomarlos tranquilamente la clave está en el equilibrio y saber recortar por algún lado el aporte calórico extra.

Según diversos nutricionistas es posible no engordar y hasta perder peso con una dieta que permite estos delicosos alimentos. Un nuevo concepto de dieta equilibrada que permite galletas, bollos y postres.

No hay que olvidar que el consumo en su justa medida de dulces es beneficioso para la salud, ya que son un aporte extra de energía, numerosos nutrientes necesarios y desde luego ayudan a elevar nuestro estado de ánimo.

Recueda abusar de los dulces es perjudicial…

  • Un exceso nos llevaría a una ganacia de peso, sobre todo si tomamos en exceso postres y dulces ricos en grasas y pobres en agua y fibras.
  • Además que elevaría el colesterol y nos haría proclives a sufrir enfermedades relacionadas con el sobrepeso y la obesidad.
  • Como referencia, nuestra dieta diaria debe aportarnos un 55% de hidratos de carbono, de esa cantidad, el 10% ouede proceder de los dulces.

Los dulces dentro de una dieta equilibrada

  • No es buena cualquier hora para tomarse un bollo o unas galletas. El mejor momento para tomarse unos bocados dulces es el desayuno o a lo largo de la mañana. Ya que los nutrientes que nos aporte los tenderemos a gastar con la actividad que desarrollemos a lo largo del día y por tanto no se acumulará en forma de reserva.
  • Opta por los dulces caseros. Lo sentimos mucho pero los dulces industriales poseen muchas más grasas saturadas, conservantes, colorantes, azúcares, colesterol que los caseros.
  • En las pastelerías de toda la vida puedes encontrar postres y bollos frescos que normalmente son bastante semejantes a los naturales, aun así mejor son los hechos en casa por puedes elaborarlos con grasas “sanas” (como aceite de oliva) y no con aceites de origen animal o vegetal que no son nada recomendable.
  • Tomar una ración pequeña de un dulce te ayuda a saciarte y a calmar el hambre. Nada de picotear entre horas! Si terminas la cena con 3 onzas de chocolate o una bola de helado, te quedarás agusto y saciada, así evitarás caer en la tentación de comer algo más a lo largo de la noche, por ejemplo.
  • Utiliza endulzantes naturales para reducir la ingesta de azúcar y no renunciar al sabor dulce.
  • Si compras bollería hazlo en porciones envasadas de forma individual para controlar el consumo y evitar comerte todo de una sentada.