Saltar al contenido

Mermeladas sin azúcar

MermeladaActualmente podemos encontrar en el mercado una gran cantidad de mermeladas ligeras. Unas marcas las llaman light, otras ligeras, otras sin azúcar… Pero sabemos realmente en qué se diferencian?

Las asociaciones de diabéticos, entre otras colectividades, se quejan de que el etiquetado   de estos productos no es todo lo claro que debería, y no es para menos, porque detrás del término light, a menudo descubrimos que sigue teniendo azúcar.

Para intentar arrojar un poco de luz en este tema vamos a ver los distintos tipos de mermelada que existen:

 

Mermelada clásica: es la mermelada de toda la vida y contiene una gran cantidad de azúcar. Dependiendo de la fruta tiene alrededor de unas 250 kcal. por 100 gr. de producto.

Mermelada apta para diabéticos: esta especialidad es apta para el consumo por personas diabéticas debido a que en su elaboración se ha utilizado fructosa en vez de sacarosa (que es el azúcar que usamos normalmente). Debemos tener en cuenta que la fructosa tiene casi las mismas kcal. que el azúcar, por lo que si estamos siguiendo una dieta baja en calorías no debemos tomarla, ya que “engorda” prácticamente igual.

Mermelada light: es una mermelada normal a la que han reducido la cantidad de azúcar (sacarosa) y que por lo tanto tiene menor aporte calórico.

Mermeladas sólo fruta: en esta ocasión, para hacer la mermelada se ha utilizado sólo la fruta, su zumo, pectina (un espesante) y antioxidante (normalmente ácido cítrico). Aunque aquí señale estos dos últimos ingredientes debéis saber que todas las mermeladas los llevan normalmente en mayor o menor medida.

Mermelada con edulcorantes: ésta es la mejor opción para las personas que están a régimen. En la elaboración de este producto sólo se han usado edulcorantes y ningún tipo de azúcar por lo que aporta muy pocas kcal., aprox. unas 25 por 100 gr. (sí, sí, no me he equivocado!!).

Aparte de todo esto tendríamos también las confituras, las jaleas… pero ése ya es otro tema.

Como veis hay una gran variedad donde elegir; para no equivocaros lo mejor es que miréis siempre la lista de ingredientes. Eso nunca engaña!