¿ Son buenos los suplementos de vitaminas ?

1 Comentario

vitamina.jpg

Cada vez más gente recurre a suplementos vitamínicos para acelerar su ritmo de vida, para sobrellevar la astenia primaveral o simplemente para suplir una mala alimentación. Aunque en casos concretos (personas con alergias alimentarias o ciertas enfermedades…) son necesarios, la gran mayoría de la población puede (y debe) conseguir todas las vitaminas que necesita a través de una correcta alimentación.

Aunque España aún está lejos del nivel de consumo de otros países occidentales, hay ya un 15% de la población que usa estos productos, habitualmente por la vía de la automedicación.

Aunque los complementos multivitamínicos pueden resultar relativamente inocuos, los concentrados de una vitamina resultan fatales para el organismo. Y es que el déficit de las vitaminas es malo, pero el exceso no resulta mucho mejor. ¿Quieres saber qué ocurre si te pasas con las vitaminas?

Vitamina A

La vitamina A en su justa medida, nos ayuda a fortalecer las defensas y a mantener en buen estado nuestra vista.  Pero su justa medida es una dosis diaria de alrededor 0’7 mg, y se trata una de las vitaminas más tóxicas si se consume en exceso.

Un consumo excesivo de vitamina A puede producir enfermedades del hígado y, en el caso de embarazadas, malformaciones en el feto o abortos.

Vitamina D

La vitamina D es necesaria para el fortalecimiento de huesos y dientes, así como para crecimiento celular y el correcto funcionamiento del sistema inmunológico.

No es fácil tener hipervitaminosis de vitamina D a través de la exposición solar o de la absorción de nutrientes de los alimentos, pero sí lo es con un consumo excesivo de suplementos vitamínicos.

Las consecuencias son la hipercalcemia (que cursa con síntomas como vómitos,dolores de cabeza, confusión, debilidad o cálculos renales entre otros) y calcinosis.

Vitamina E

Un exceso de vitamina E resulta muy peligroso para enfermos con problemas de sangrado o pacientes en tratamientos anticoagulantes. Se recomienda el consumo de 15 mg diarios.

Vitamina K

El exceso de vitamina K también provoca problemas de coagulación. Además potencia el aumento del sudor y el enrojecimiento.

Vitamina C

Su dosis diaria recomendada es de 45 mg, aunque en los complementos vitamínicos suele aparecer en cantidad de 60 mg.

Consumir demasiada vitamina C no reviste de gravedad, ya que se elimina el exceso por la orina. Como mucho puede provocar diarreas.

Vitaminas del grupo B

Las vitaminas del grupo B son bastante inocuas, a excepción de la vitamina B3, cuya dosis diaria recomendada es de alrededor de 20 mg.

En exceso puede causar escozor y enrojecimiento de la piel. A dosis muy altas puede causar además diabetes y daños en el hígado.

El abuso de la vitamina B6  (más de 200 mg diarios durante un período largo de tiempo) provoca problemas en los nervios y pérdidas de sensibilidad.

Así que ya sabes, si quieres consumir vitaminas, consulta antes con tu médico para que te informe de si realmente las necesitas.  Los suplementos son muy útiles en diversas situaciones de la vida (enfermedad, embarazo…), pero en principio, la gente sana puede conseguir todas las vitaminas necesarias a través de la dieta. No limpies tu conciencia por llevar malos hábitos alimenticios con la ingesta de suplementos. Y no te dejes convencer por la industria dietética: las vitaminas reaccionan mejor cuando se absorven desde los alimentos.

¿Consumes suplementos vitamínicos sin receta médica? ¿Por qué?

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *