Saltar al contenido

Las 10 normas básicas de la dieta mediterránea

6. La carne roja habría de consumirse con moderación y si puede ser como parte de guisados y otras recetas.

Y las carnes procesadas en cantidades pequeñas y como ingredientes de bocadillos y platos. Las carnes contienen proteínas, hierro y grasa animal en cantidades variables.

El consumo excesivo de grasas animales no es bueno para la salud. Por lo tanto, se recomienda el consumo en cantidades pequeñas, siempre que se pueda, mejor magras, y formando parte de platos a base de verduras y cereales.

7. Consumir pescado en abundancia y huevos con moderación.

Se recomienda el consumo de pescado azul como mínimo una o dos veces a la semana ya que sus grasas, aunque de origen animal, tienen propiedades muy parecidas a las grases de origen vegetal a las que se les atribuyen propiedades protectoras frente enfermedades cardiovasculares.

Los huevos son ricos en proteínas de muy buena calidad, grasas y muchas vitaminas y minerales que los convierten en un alimento muy completo. El consumo de huevos tres o cuatro veces a la semana es una buenas alternativa a la carne y el pescado.

8. La fruta fresca habría de ser los postres habituales y, ocasionalmente, dulces pasteles y postres lácteos.

La fruta fresca tendría que ser los postres habituales en nuestros ágapes muy por delante de los dulces y pasteles. ç

Las frutas son alimentos muy nutritivos que aportan color y sabor a nuestra alimentación diaria y que se convierten también en una alternativa muy saludable para media mañana y la merienda.

9. El agua es la bebida por excelencia en el Mediterráneo.

Lo aconsejable es beber entre 6-8 vasos de agua diarios.

El vino se ha de tomar con moderación y con las comidas. Es un alimento tradicional en la dieta mediterránea que puede tener efectos beneficiosos para la salud pero que se tiene que consumir con moderación y en el contexto de una dieta equilibrada.

10. Realizar actividad física todos los días (tan importante como comer adecuadamente).

Mantenerse físicamente activo y realizar cada día un ejercicio físico adaptado a nuestras necesidades es muy importante para conservar una buena salud.

Vía: www.fdmed.org

Páginas:Página anterior