Saltar al contenido

Alimentos que nos prometen salud: lácteos funcionales

actimel.JPG

Leche enriquecida con Omega 3, yogures que ayudan a luchar contra el colesterol, a mejorar la digestión o incluso a fortalecer nuestras defensas… la salud se ha convertido en el mejor reclamo publicitario y en un factor de diferenciación para las marcas. Pero…¿realmente son tan saludables como dicen ser? ¿Merece la pena pagar más por esos productos?

Dejemos las cosas claras: el consumo de esos alimentos NO es negativo. Lo que pongo en cuestión es que resulte mucho más beneficioso que cualquier otro lácteo “de siempre”.

Hagamos un rápido repaso a los lácteos funcionales más usuales:

1. Yogures Actimel, que ayudan a mejorar las defensas

Esta aseveración no ha sido comprobada (de hecho Danone ha tenido que retirar el eslogan). Estos yogures refuerzan el sistema inmunológico, pero: ¡atención! igual de bien que cualquier otro yogur. Sin embargo, es cuatro veces más caro y también está más azucarado.

2. Yogures Activia, ayudan a regular el tránsito intestinal

Estos yogures son probióticos (llevan bacterias beneficiosas para el cuerpo humano) que pueden ayudar a prevenir o tratar diarreas, extreñimiento y exceso de gases, así como a estabilizar enfermedades del intestino, pero hay que tener claro que se trata de un alimento y no de un medicamento, por sí solos no curan ninguna de estas molestias y los efectos varían de una persona a otra.

Aunque puede ser beneficioso para mejorar problemas de digestión, una persona con una alimentación sana y equilibrada tiene ya las bacterias lácticas que necesita.

3. Yogures Danacol, Benecol o Vidacol: contra el colesterol

Estos yogures llevan incorporados esteroles vegetales, unas sustancias que impiden que el colesterol se absorva y que se encuentran de forma natural en frutas, verduras y legumbres. Deben incorporarse a una dieta baja en colesterol, y NUNCA creer que van a compensar los excesos.

Además, no conviene que niños y embarazadas consuman estos productos, ya que pueden afectar en la absorción de determinadas vitaminas.

4.  Leche Kaiku sin lactosa: ¿mejora las digestiones?

La leche sin lactosa es muy adecuada para personas intolerantes a la lactosa, pero para saber que eres intolerante a la lactosa, debe decírtelo un médico.

A las personas con digestiones dificiles que no son intolerantes a la lactosa no les va a suponer ningún beneficio. Si sufres digestiones lentas, debes acudir al médico para saber a qué se debe y como tratarlo.

5. Leche Puleva enriquecida con Omega 3

Este tipo de leche enriquecida puede ser positiva para personas que, por las razones que sean, no pueden consumir pescado azul ni otros alimentos ricos en Omega 3, pero lo cierto es que para que la leche enriquecida con Omega 3 tuviera los efectos que publicita sobre la salud… tendrías que beber unos 5 kg de leche al día!

Para conseguir Omega 3…¡nada como una ración de sardinas!

6. Leches enriquecidas con calcio

Estas leches no sirven para casi nada, porque la absorción del calcio disminuye cuando aumenta el consumo concentrado, es decir, en una toma.

De nada sirve que esa leche tenga tanto calcio si tu cuerpo no lo puede absorver. La ingesta de calcio debe distribuirse en distintos productos a lo largo del día para que resulte óptima.

Insisto, ninguno de estos productos va a tener consecuencias negativas para tu salud, pero en muchos casos la publicidad se aprovecha de nuestra obsesión por la salud (obsesión que no va acompañada de hábitos saludables y que cree que puede paliar los déficits en alimentación con productos funcionales).

Para que tu organismo funciona a la perfección…¡come bien!