Saltar al contenido

Empieza bien el día.

Hoy hablaremos de algo que todos sabemos pero que nadie llevamos a la práctica: el desayuno es la comida más importante del día, debe ser equilibrado y deberíamos dedicarle entre 15 y 20 min.

Vale, ya tenemos la teoría, pero ¿cuál es la práctica? Pues que nos levantamos con el tiempo justo de arreglarnos, calentar un café en el microondas y coger un par de galletas que nos comemos mientras ya estamos saliendo por la puerta camino del coche. Y cuando tenemos niños la situación no varía demasiado…. o sí, porque es que ahora ya no nos da tiempo ni de coger ese par de galletas.

Aún así, y a pesar de tener el reloj en contra, vale la pena robarle 10 min. a nuestro sueño para hacer un buen desayuno por varios motivos: diversos estudios demuestran que los niños que desayunan correctamente se concentran mejor en clase, las personas que desayunan equilibradamente son menos propensas a sufrir sobrepeso y además, desayunando te aseguras la energía necesaria para rendir al máximo a lo largo de toda la mañana.

¿Y qué debería llevar un desayuno sano y completo?

desayuno equilibradoLos expertos dicen que debe suponer entre un 25% y un 30% de las necesidades nutricionales diarias y que debe estar compuesto de:

· Fruta: como tal o en zumo (mejor natural, claro)

· Cereales: pan, cereales o galletas, aunque controlando las grasas y los azúcares en estos últimos.

· Lácteos: leche, yogur, queso…

Si aún no estás convencido prueba a hacerlo durante unos días… y verás como notas la diferencia!